31 Enero 2014

JOHN GRISHAM

El novelista norteamericano más vendido de todos los tiempos

Hombre de éxito; en su carrera de abogado, inicialmente; y luego como escritor de novelas de suspense legal. Veinticinco novelas de notable difusión, en especial "El informe Pelícano" que acaparó la atención de doce millones de estadounidenses en el año de su publicación. Sycamore Row es su última publicación, que espera su publicación en España.
 
 
El ritmo y el estilo de John Grisham propician la adaptación de sus novelas al cine interpretadas por actores estelares:  La Tapadera con Tom CruiseEl Cliente (Susan Sarandon), El Informe Pelícano (Julia RobertsEl Jurado (Jonn Cusack y Dustin Hoffman), Tiempo de matar (Sandra Bullock) o Legítima defensa (Matt Damon).
 
"Los popes de la crítica y los mandarines de la alta literatura levantan las cejas cuando oyen su nombre, pero algo debe de tener este hombre cuando hay millones de lectores repartidos por los cuatro puntos cardinales del globo esperando con avidez a que publique su siguiente novela". (Eduardo Lago)
 
La clave para convertir mis novelas en superventas es conseguir un buen suspense. Crear un héroe que simpatice con el lector, aunque sea imperfecto, y ponerlo en peligro, quizá frente a una gran conspiración, y llegar a un desenlace satisfactorio.Mi enfoque es igual siempre: relatar una historia de la forma más clara posible. Me encantan autores como Steinbeck y Faulkner, pero no puedo cambiar mi estilo,
 
Leí "Las uvas de la ira" de John Steinbeck cuando era estudiante de último año en Bachillerato y me llamó la atención por su claridad y poder. No estoy seguro de si su lectura me animó a escribir, pero sí recuerdo que pensé: "Me gustaría poder escribir con tanta claridad como John Steinbeck". 
 
No escribo para la posteridad.
 
Creo que tengo talento para escribir con un estilo que captura al lector. Siempre hay trucos, pero la clave está en una preparación meticulosa, que aprendí en mis tiempos de abogado: nunca escribo la primera escena hasta saber cómo será la última. No soy de esos autores que habla de "creatividad" y de personajes que cobran vida propia.

Leo mucho mientras que preparo la siguiente novela. Por lo general, no son obras de ficción sino libros y estudios sobre condenas ilegales, juicios injustos, la situación de las cárceles atestadas, las malas conductas de fiscales, etc.  También para mantenerme al día con la competencia, leo la mayoría de las novelas de thriller legal que aparecen en las listas de best-sellers. postimg